“Ya se que buscan a Jesús, el crucificado, no está aquí, ha resucitado”. Mt 28, 5-6

Los signos de la luz y del agua

Tenemos 2 grandes signos en la Vigilia Pascual: El fuego nuevo, la luz del cirio pascual, que en la procesión ha iluminado este templo y se expandió luego con una multitud de luces, al encender las velas de todos, nos habla de Cristo el lucero matutino, que no conoce ocaso, nos habla del Resucitado en el que la luz de la verdad y la vida vencen las tinieblas del mal y de la muerte.

 

El segundo signo es el agua. Nos recuerda las aguas del Mar Rojo, la profundidad y la muerte, el misterio de la Cruz. Pero se presenta después como agua de manantial, como elemento que da vida en la aridez del desierto.

Se convierte así en imagen del Sacramento del Bautismo, que nos hace partícipes de la muerte y resurrección de Jesucristo. Y varios hermanos nuestros reciben hoy el bautismo, iniciando así una vida nueva. Y todos renovamos nuestro bautismo.

Historia de la salvación

Sin embargo, no sólo forman parte de la liturgia de la Vigilia la luz y el agua, estos grandes signos de la creación. Es propio de la Vigilia el encuentro profundo con la palabra de Dios.  

¡Qué noche tan dichosa! Canta el pregón pascual que proclamamos al principio. En esta noche toda la comunidad cristiana está invitada a velar con sus lámparas encendidas porque Cristo triunfa de la muerte y del pecado mediante su resurrección.

Las lecturas de esta noche nos recuerdan las maravillas que Dios ha realizado para salvar al primer Israel, y cómo en el avance continuo de la historia de la salvación, al llegar los últimos tiempos, envió al mundo a su Hijo, para que con su muerte y su resurrección, salvara a todos los hombres”.

La vigilia de esta noche se ilumina con la Palabra de Dios que nos narra la historia de la salvación: la creación, el sacrificio de Abraham, el paso del mar rojo, la promesa de una misericordia que nunca acaba, la purificación de los corazones... el significado del bautismo.

El evangelio de san Mateo nos anuncia que el “crucificado” ha resucitado de entre los muertos.

No tengan miedo, les dice a las mujeres que se dirigían al sepulcro. San Juan, en las primeras palabras de su Evangelio, ha sintetizado el significado esencial de dicho relato con una sola frase: “En el principio existía el Verbo”.

En efecto, el relato de la creación que hemos escuchado hace unos minutos, se caracteriza por la expresión que aparece con frecuencia: “Dijo Dios…”.

 

El día del Señor

Después de seis días, en los que el hombre participa, en cierto modo del trabajo de la creación de Dios, el sábado es el día del descanso. Pero en la Iglesia naciente sucedió algo inaudito: El Sábado, el séptimo día, es sustituido ahora por el primer día.

Como día de la asamblea litúrgica, es el día del encuentro con Dios mediante Jesucristo, el cual, en el primer día, en el domingo, se encontró con los suyos como Resucitado, después de que hallaran vacío el sepulcro.

La estructura de la semana se ha invertido. Ya no se dirige hacia el séptimo día, inicia con el primer día como día del encuentro con el Resucitado.

Recordemos que este encuentro ocurre nuevamente en la celebración de la Eucaristía, donde el Señor se presenta, de nuevo en medio de los suyos, y se sienta a la mesa con ellos. Este cambio es un hecho extraordinario, si se considera que el sábado, el séptimo día como día del encuentro con Dios, está profundamente enraizado en el Antiguo Testamento.

Celebramos la encarnación muerte y resurrección

El mundo había cambiado. Aquel que había muerto vivía una vida que ya no estaba amenazada por muerte alguna.

Se había inaugurado una nueva forma de vida, una nueva dimensión de la creación. El primer día, según el relato del Génesis, es el día en que comienza la creación.

Ahora, se ha convertido de un modo nuevo en el día de la nueva creación. Celebramos el primer día, celebramos a Dios, el Creador, y a su creación. Sí, creo en Dios, Creador del cielo y de la tierra.

Y celebramos al Dios que se ha hecho hombre, que padeció, murió, fue sepultado y resucitó. Celebramos la victoria definitiva del Creador y de su creación.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com