MAYO

COMUNICADO NUM 5. DEL SR. OBISPO

SOBRE LA SITUACIÓN DE LA PANDEMIA

Con ilusión y esperanza, saludo a los sacerdotes, a las religiosas, a los agentes de pastoral, a los padres y madres de familia y al Pueblo de Dios que habita en las distintas comunidades, a lo largo del territorio de nuestra Diócesis de Tuxpan. Me dirijo a ustedes, después de este ya largo periodo de la pandemia del Covid-19, para buscar juntos el mejor camino en esta encrucijada que estamos viviendo desde hace dos meses.

La Conferencia del Episcopado Mexicano nos ha enviado unos “Lineamientos generales para la reapertura al culto religioso en el tiempo de la Pandemia”.  Como pudieron ver, se trata de orientaciones generales que, en su momento, nos van a ayudar para la apertura y reanudación de nuestras acciones pastorales en los diferentes ámbitos de nuestra Iglesia diocesana. 

 

LEER DOCUMENTO COMPLETO

 

MENSAJE DEL PARA LA 57a  JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

«La belleza de rezar el Rosario en casa»

 

 CARTA DEL SANTO PADRE A TODOS LOS FIELES

PARA EL MES DE MAYO DE 2020

 

 

 

 

 

   

Para que puedas contar y grabar en la memoria (cf. Ex 10,2)
La vida se hace historia

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 54 JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

 

DOCUMENTOS RECIENTES RELACIONADOS

CON COVID-19

COMUNICADO NUM 5 

COMUNICADO NUM. 3 DEL SR.OBISPO DE TUXPAN

VIRGEN DEL DIVINO AMOR 

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CONTINGENCIA DEL CORONAVIRUS

Oh, María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

 

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

 

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

 

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos , a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

 

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestra súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, oh Virgen gloriosa y bendita.

 

  LIBROS Y DOCUMENTOS DIOCESANOS

    

 GAUDETE ET EXSULTATE

CHRISTUS VIVIT

   MENSAJE DE LOS OBISPOS DE MÉXICO POR EL DIA MUNDIAL DEL AMBIENTE

CARTA APOSTÓLICA APERUIT ILLIS

INSTRUMENTUM LABORIS SINODO AMAZONÍA

  

 

 

Las lecturas que la liturgia nos propone este domingo 25 del tiempo ordinario, nos invitan a reflexionar sobre el tema de la riqueza que, si bien es un don de Dios, puede convertirse frecuentemente en una trampa para nosotros mismos y para los demás. Vivimos en una sociedad que valora de manera exagerada los bienes materiales, pone el tener por encima del ser, lo externo por encima de lo interior. Debemos preguntarnos seriamente cuál es el verdadero valor de las riquezas, ¿en verdad son la fuente de la felicidad?

 

Cuando nosotros, discípulos de Jesús, acudimos a la Iglesia para celebrar la Eucaristía y fortalecer nuestra fe en los valores del Reino de Dios, estamos manifestando que queremos llenar nuestro corazón y nuestra vida toda con otro tipo de valores, sin descartar el valor que puedan tener las cosas y los asuntos que nos ocupan a lo largo de la semana.

No podemos servir a dos señores

Sin embargo, no es posible que podamos unir en una misma escala los valores espirituales y los materiales porque, como señala Jesús en el evangelio, no podemos servir a Dios y al dinero. En realidad, tenemos que aprender a usar este último como una herramienta, pero nunca como un valor supremo.  Las lecturas de este domingo nos ofrecen luces interesantes para formarnos una visión adecuada de los valores del Reino de Dios y el valor relativo de las cosas y el dinero.

El capítulo 16 del evangelio de San Lucas nos propone dos interesantes parábolas: la del llamado administrador infiel (o astuto) y la del rico Epulón, buscando por medio de estas historias ofrecernos recomendaciones adecuadas sobre el buen uso de las riquezas, para que los discípulos de Jesucristo, sepamos huir de la fuerza seductora que generan los bienes materiales

Las dos parábolas tienen acentos diversos. Sin embargo, ambas buscan señalar el peligro que significa el afán desmedido de los bienes de este mundo, especialmente cuando les damos un valor exagerado. En cambio, ambas parábolas nos invitan a abrirnos a los valores del Reino de Dios, que ya actúa en medio de nosotros a través de Cristo y de la palabra misma de su Evangelio.

La visión del profeta Amós

El profeta levanta su voz contra las injusticias sociales y las diversas manipulaciones; contra los comerciantes abusivos, ya que detrás de su riqueza se esconden graves injusticias, concluyendo que muchos se han enriquecido a base de explotar a los pobres, como señala el profeta Amós: “Disminuyen las medidas, aumentan los precios, alteran las balanzas, obligan a los pobres a venderse; por un par de sandalias los compran y hasta venden el salvado como trigo”.   (Am 8, 5-6).

Esta primera lectura nos muestra precisamente esa manera de vivir de quienes idolatran el dinero, es decir que le dan una importancia exagerada. Se trata de conductas egoístas, con las que se busca a toda costa el enriquecimiento, incluso cometiendo abusos y engañando a los demás, sin importar sus derechos y sus necesidades elementales.

Dios, por otra parte, propone un camino muy diferente para encontrar la felicidad. La oración colecta que acabamos de hacer dice: “Dios nuestro, que el amor a ti y a nuestro prójimo has querido resumir toda la ley, concédenos descubrirte y amarte en nuestros hermanos…”

Lo que de verdad nos llena, lo que nos hace mirar el mundo con otros ojos, lo que realmente nos hace ser personas, es el amor. De modo que, quien vive invadido por el amor no es egoísta, no busca las riquezas con un afán desmedido, no engaña a sus semejantes, como señala el Apóstol Pablo: “El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es grosero ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. El amor disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. (1Cor 13, 4-7).

¿Cómo hacer un uso adecuado del dinero y las cosas?

Sabemos que no podemos vivir sin el dinero; cada día lo necesitamos: para la comida, la ropa, la vivienda y para satisfacer todas nuestras necesidades. Entonces, ¿cómo entender la frase del Señor, que nos dice “no pueden servir a Dios y al dinero”?, ya que todos los días necesitamos usar el dinero para poder vivir con dignidad.

Jesús no pretende, de ninguna manera, que vivamos en la miseria, porque ese estilo de vida es degradante. Lo que Jesús no quiere es que le demos al dinero una importancia absoluta, que nuestra vida no esté, digamos, dependiendo solo de los bienes materiales, porque en ese caso seremos totalmente frágiles y estaremos a merced del espíritu del mal, del mismo Satanás; ya nuestra fortaleces se debilitan totalmente.

El dinero es un medio, una herramienta, pero nuestra vida es mucho más que bienes materiales. Por eso el Señor nos dice que busquemos primero el Reino de Dios y su justicia, ya que lo demás lo iremos consiguiendo como una añadidura. (Cf. Mt 6, 36).

La parábola se cierra con una invitación de Jesús a saber usar los bienes para ganar amigos, que más tarde se convertirán en intercesores en el cielo. Jesús afirma que el dinero “tan lleno de injusticias” (v 9) puede servirnos para hacer el bien.

Al final del evangelio viene una expresión dura de Jesús: “No pueden servir a Dios y al dinero” (v 13). No hay duda que la riqueza es un riesgo permanente, porque tiende a esclavizar al hombre, absorbiendo con frecuencia todos sus intereses. En esas condiciones, Dios y el tema religioso se vuelve sólo un recurso, o se considera simplemente como un accesorio, un adorno. En ocasiones se ve a Dios como adversario al que hay que ignorar y dejar a un lado.

Crear fraternidad  

En la primera lectura el profeta Amós usa palabras duras: ¡Ay de aquel que abuse de su hermano! ¡Ay del que haga de los bienes una muralla que le impida la fraternidad!. El Señor no olvidará sus acciones porque el Padre de todos quiere que vivamos en fraternidad.

Romper e impedir la fraternidad no sólo es el mayor pecado, sino que además lleva consigo la peor de las condenas: la muerte en soledad, el aislamiento y no poder encontrar paz interior, ni el sentido último de la propia existencia.

Es tiempo de levantarnos y ponernos en marcha. Es tiempo de usar lo que tenemos al servicio de la fraternidad. Lo mío no es sólo mío; de alguna manera es también de los demás, pues las necesidades de los demás valen más que cualquier título de propiedad.

Que las enseñanzas que el Señor nos ofrece a través de esta Eucaristía y la participación en el misterio de la pascua, transformen nuestros corazones y nos hagan más cercanos a los demás, más fraternales y solidarios.

 

CAPSULA SEMANAL EN AUDIO

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

VISITAS

Hay 43 invitados y ningún miembro en línea

User Login

DURANTE LA CUARENTENA

VEAMOS PELÍCULAS RELIGIOSAS

 

Actividades de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

Santa Iglesia Catedral

  

  

 

 

HOMILÍAS

  • HOMILIA EN LA VIGILIA PASCUAL

     

    “Ya se que buscan a Jesús, el crucificado, no está aquí, ha resucitado”. Mt 28, 5-6

    Los signos de la luz y del agua

    Tenemos 2 grandes signos en la Vigilia Pascual: El fuego nuevo, la luz del cirio pascual, que en la procesión ha iluminado este templo y se expandió luego con una multitud de luces, al encender las velas de todos, nos habla de Cristo el lucero matutino, que no conoce ocaso, nos habla del Resucitado en el que la luz de la verdad y la vida vencen las tinieblas del mal y de la muerte.

    Leer más...
     
  • DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    En el Evangelio de hoy continuamos con el Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas, que predicó Jesucristo en los primeros meses de su vida pública y en él da la pauta de lo que sería la enseñanza que él venía a dar. El centro de esta predicación del Señor es el amor y la primacía de éste sobre la misma ley. Por eso deja claramente establecido que no ha venido a abolir la ley antigua, sino a perfeccionarla. 

    Leer más...
     
  • USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    El evangelio de hoy es continuación de las bienaventuranzas. No es un mensaje para que un grupo se sienta privilegiado o superior a los demás.  Son palabras dirigidas a todos los cristianos y se trata de una invitación a asumir nuestro compromiso como discípulos de Jesucristo, llamados a ser testigos del Reino de Dios y del mismo Cristo en la vida diaria.

    Leer más...
     
  • PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    La solemnidad de la Presentación del Señor en el Templo (y la Purificación de María) completa y cierra el ciclo de la Navidad. Aunque ya estamos en pleno tiempo ordinario, esta fiesta es como un eco de las fiestas navideñas, una breve mirada atrás, que echa una última mirada a Jesús niño, pero ilumina también, y mucho, el sentido de lo que ya está haciendo y diciendo el maestro de Nazaret.

    Leer más...

RELEVANTES

  • VOZ DEL OBISPO

    Semanalmente el Sr. Obispo, Don Juan Navarro Castellanos, se dirige a los Sacerdotes, religiosas, agentes de pastoral y feligresía en general de todo el territorio de la Diócesis de Tuxpan, que pastorea son solicitud y entrega. 

    Su cápsula semanal y su homilía dominical dan cuenta de la riqueza de su mensaje y su amor paternal a la grey de esta amada diócesis.

     
  • Tres pequeñas cosas para hacer la paz

       
    PAPA FRANCISCO
    MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE
    Tres pequeñas cosas para hacer la paz
    Viernes, 26 de octubre de 2018 Fuente:  L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 31, viernes 2 de agosto de 2019
    Leer más...
     
  • REGINA COELI

    ¿Por qué rezamos el Regina Coeli y no el Ángelus en tiempo Pascual?

    Redacción ACI Prensa

     

    Durante el tiempo pascual la Iglesia Universal se une en la oración Regina Coeli o Reina del Cielo para unirse con alegría a la Madre de Dios por la resurrección de su Hijo Jesucristo, hecho que marca el misterio más grande de la fe católica.

    Leer más...
     
  • ORACIÓN POR LOS ENFERMOS

     

    Señor Jesucristo, que para redimir a los hombres y sanar a los enfermos quisiste asumir nuestra condición humana, mira con piedad a N., que está enfermo y necesita ser curado en el cuerpo y en el espíritu.

    Leer más...
     
JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com