EL AMOR LO MAS IMPORTANTE

Para los judíos, el mandamiento del amor hacia los demás era sólo para los de su misma raza: era un amor entre ellos. Pero el evangelio nos recuerda que el amor, la caridad incluye a todos.  El Samaritano, el que no era del país, el que era considerado enemigo de la nación judía, fue el que ayudó al malherido por los ladrones.  

 

Es importante hacer notar que Jesús al referirse a este Mandamiento del Amor, habló de “el mandamiento nuevo”.  El Señor lo llama mandamiento nuevo. La razón es porque se extendía a todos los hombres.

Y el Doctor de la Ley preguntó: ¿Quién es el prójimo?    El Señor le respondió con la parábola del Buen Samaritano.  Y con esto el Señor dice que el prójimo o el más cercano- puede ser alguien lejano, como fue en este caso el extranjero. El prójimo es aquél que el Señor nos presenta en nuestro camino.  Puede ser un familiar, pero puede ser también un extraño.

Caridad o Amor es estar atentos a las necesidades de los demás: las necesidades espirituales y las corporales.  Las espirituales:  enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar las injurias, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos de los demás, rogar a Dios por vivos y difuntos. 

Las corporales:  dar de comer al hambriento, dar techo al que no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y presos, enterrar a los muertos, redimir al cautivo, dar limosna a los pobres.  

Y hacer estas cosas por servicio, no por propia satisfacción.  Hacerlas por amor a Dios, no por quedar bien o por sentirnos bien nosotros mismos.  Hacerlas porque vemos la imagen de Dios en quien necesita nuestro servicio.  Esa es la diferencia entre altruismo o filantropía y Caridad Cristiana.

La Madre Teresa de Calcuta decía tener la gracia de ver el rostro de Cristo en los miserables que ella atendía.  Es una gracia que podríamos pedir: ver la imagen de Dios, ver el rostro de Cristo en el prójimo necesitado.  Pero aunque no nos sea dada esa gracia, aunque no veamos la imagen de Dios en quienes nos necesitan, Amor es … un mandamiento, un gran dinamismo, un proyecto para transformar nuestra vida.

 

Juan Navarro Castellanos

+ Obispo de Tuxpan, Ver.