AGOSTO

He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe. Por lo demás, me está reservada la corona de la justicia, que el Señor, juez justo, me dará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que hayan aguardado con amor su manifestación...2 Tim 4,1-8.

 

DESCANSE EN PAZ EL PADRE RODRIGO ACUÑA

 

LEER COMUNICADO COMPLETO AQUÍ

 

 

 

LEER COMUNICADO AQUÍ

 

 

 

MENSAJE AL PUEBLO DE MÉXICO
“Abrazar a nuestro pueblo en su dolor”

«El amor de Cristo nos apremia» (2 Cor. 5, 14).

Prot. 58º/2020

A todos los fieles y personas de buena voluntad que vivimos en México:

En medio de la pandemia, los obispos mexicanos abrazamos a nuestro pueblo en su dolor y lo alentamos en la esperanza. Sólo si estamos unidos y haciéndonos cargo los unos de los otros, podremos superar los actuales desafíos globales y nacionales, buscando cumplir la voluntad de Dios, que quiere que todos sus hijos vivamos en comunión y a la altura de nuestra dignidad.

 

Con esta certeza de fe en el corazón, compartimos con sencillez, nuestra palabra profética y esperanzadora, ante la compleja realidad que nos toca vivir, y que trae consigo innumerables preguntas y profundos cambios, a los que es necesario responder y enfrentar, ante la disparidad y rapidez con la que está viviéndose esta pandemia (cfr. PGP 23).

 

                                                                                                                             LEER MENSAJE COMPLETO

 

 

   

 

 

 

DOCUMENTOS RECIENTES RELACIONADOS

CON COVID-19

COMUNICADO NUM 5 

COMUNICADO NUM. 3 DEL SR.OBISPO DE TUXPAN

VIRGEN DEL DIVINO AMOR 

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CONTINGENCIA DEL CORONAVIRUS

Oh, María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

 

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

 

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

 

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos , a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

 

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestra súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, oh Virgen gloriosa y bendita.

 

 

  

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LA CONFERENCIA DE MEDIOS CATÓLICOS
PATROCINADA POR LA ASOCIACIÓN DE PRENSA CATÓLICA

 

 

 

 

 

 

  LIBROS Y DOCUMENTOS DIOCESANOS

    

 

 GAUDETE ET EXSULTATE

CHRISTUS VIVIT

   MENSAJE DE LOS OBISPOS DE MÉXICO POR EL DIA MUNDIAL DEL AMBIENTE

CARTA APOSTÓLICA APERUIT ILLIS

INSTRUMENTUM LABORIS SINODO AMAZONÍA

DIRECTORIO DE CATEQUESIS 2020

CLAVES PARA LEER EL DIRECTORIO DE CATEQUESIS

  

 

   
PAPA FRANCISCO
MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE
Tres pequeñas cosas para hacer la paz
Viernes, 26 de octubre de 2018 Fuente:  L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 31, viernes 2 de agosto de 2019
Mansedumbre, paciencia, humildad: son las actitudes sencillas, las «pequeñas cosas» —indicadas por san Pablo a una comunidad cristiana de los orígenes, la de Éfeso— todavía hoy eficaces para «hacer» y «consolidar la unidad» en el mundo, en las sociedades humanas y en las familias que «necesitan paz». El Papa las ha propuesto de nuevo durante la misa celebrada en Santa Marta en la mañana del viernes 26 de octubre, haciendo referencia a la primera lectura, tomada de la carta del apóstol a los Efesios (4, 1-6).

«Pablo está en la cárcel» y «se dirige a los cristianos con este —podemos decir— “himno” a la unidad» ha indicado el Pontífice describiendo la escena antes de detenerse sobre un aspecto en particular: la soledad del protagonista. «Él – ha constatado – está solo. Un poco antes de este pasaje, se lamenta: “Me han dejado solo”. Después dice a Tito: “En mi primera audiencia delante del juez nadie me ha asistido”. Solo. Y esta soledad de prisionero condenado a muerte ya seguramente, le acompañará hasta Tre Fontane», donde «morirá solo, porque los cristianos están demasiado ocupados “en el frente interno”, en las luchas internas».

Por eso, ha señalado el Pontífice, «Saulo toma lo mejor de sí en este pasaje» sacando todas las energías que le quedan «para hacer referencia a la unidad, para hacer referencia a la dignidad de la vocación: “Comportaos de manera digna con la llamada que habéis recibido”. Hacia la unidad». Por otro lado, «el mismo Jesús, antes de morir, en la última Cena, pidió al Padre la gracia de la unidad por todos nosotros: “Que sean una sola cosa, como tú y yo, Padre”». Y esto contiene una lección también para la humanidad de hoy. Una lección que Francisco ha propuesto de nuevo actualizando la reflexión: «Nosotros estamos acostumbrados a respirar el aire de los conflictos. Cada día, en el telediario, en los periódicos, se habla de los conflictos, uno detrás del otro, de guerras, sin paz, sin unidad, el uno contra el otro». Hasta el punto de que, ha sido su denuncia, «incluso si se hacen pactos para detener un poco cualquier conflicto, como decía un sabio: “Los pactos se hacen para deshacerlos después”. Y así lo que ha sido firmado hace diez años, después se dice: “No, ya no vamos adelante con este pacto”». De esta manera, para ir adelante están «la carrera armamentística, la preparación a las guerras, a la destrucción». Con el resultado, ha hecho notar el Papa, de que «también las instituciones mundiales —hoy vemos— creadas con la mejor voluntad de ayudar a la unidad de la humanidad, por la paz, se sienten incapaces de encontrar un acuerdo: que hay un veto de aquí, un interés de allá… Y les cuesta encontrar los acuerdos de paz». En todo esto sin embargo, ha advertido Francisco, «mientras tanto los niños no tienen para comer, no van al colegio» y no son «educados; no hay hospitales porque la guerra destruye todo». En definitiva, «hay una tendencia nuestra a la destrucción, a la guerra, a la desunión». Y «es la tendencia que siembra en nuestro corazón el enemigo, el destructor de la humanidad: el diablo».

He aquí la perenne validez de la enseñanza paulina, que «aquí, en este pasaje —ha comentado el Papa— nos enseña el camino hacia la unidad». De hecho afirma que «la unidad está cubierta, está “blindada” —podemos decir— con el vínculo de la paz». Es decir, ha aclarado Francisco, «la paz lleva a la unidad». Para alcanzarla, el apóstol «nos enseña un camino sencillo: “Comportaos de manera digna con la llamada que habéis recibido, con toda humildad, paciencia y mansedumbre”».

Estas son entonces las «tres cosas» indicadas por Pablo «para hacer la paz, la unidad entre nosotros: “humildad, paciencia —nosotros que estamos acostumbrados a insultarnos, a gritarnos… paciencia— y mansedumbre”». Como para decir: «Déjalo pasar, abre el corazón».

Pero, se ha preguntado el Pontífice, «¿se puede hacer la paz en el mundo con estas tres pequeñas cosas»? La respuesta solo podía ser afirmativa: «Sí, es el camino. ¿Se puede llegar a la unidad? Sí, por ese camino: “humildad, paciencia y mansedumbre”». Y si como «Pablo es práctico», en el pasaje bíblico «continúa con un consejo muy práctico: “soportaos unos a otros en el amor”. Soportaos los unos a los otros». Un consejo que «no es fácil» concretizar en la cotidianidad. El Papa se ha dicho favorable, haciendo notar «que siempre sale el juicio, la condena, que lleva a la separación, a la distancia. Cuántas veces —ha observado— uno pregunta a una persona: “¿Cómo va tu familia? ¿Cómo van tus primos?” “No, no, nosotros estamos distanciados…” Y el diablo está feliz con esto. Es el inicio de la guerra, porque no sois capaces de soportaros».

Insistiendo en el origen “doméstico” de los conflictos, el Papa ha subrayado como esta dimensión es «una cosa que empieza por la mañana, cuando nos levantamos, y termina por la noche cuando vamos a la cama». Por eso es necesario «soportarnos, porque todos nosotros damos motivos de fastidios, de impaciencia, porque todos nosotros somos pecadores, todos tenemos nuestros defectos. Pero soportar: es un camino bonito, sencillo, teniendo en el corazón: “¿Por qué hacéis esto?” dice Pablo, “teniendo en el corazón conservar la unidad del espíritu por medio del vínculo de la paz”. Si yo quiero conservar la unidad, debo hacer estas pequeñas cosas, no hay grandes recetas». Prosiguiendo en el comentario al pasaje paulino, el Papa después ha explicado que el autor de la carta a los Efesios «sigue adelante, seguramente bajo la inspiración de las palabras de Jesús en la última Cena: “Un solo cuerpo y un solo espíritu, como una sola es la esperanza a la cual estáis llamados, esa de vuestra vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todos, obra por medio de todos y está presente en todos”». Por tanto Pablo «se entusiasma y va adelante: y de la paciencia, de la humildad, de la mansedumbre, después va adelante y nos hace ver el horizonte de la paz, con Dios; como Jesús nos ha hecho ver el horizonte de la paz en la oración: “Padre, que sean uno, como tú y yo”. La unidad. Y así se va adelante paso a paso». Refiriéndose después al pasaje del Evangelio del día, tomado de Lucas (12, 54-59), el Papa ha constatado lo práctico que es «Jesús con este consejo que hemos escuchado: “Cuando vas con tu adversario delante del magistrado – pelear – a lo largo de camino trata de encontrar un acuerdo con él”». Y ha definido el de Jesús como un «buen consejo», porque «no es difícil encontrar un acuerdo al principio del conflicto. No es difícil». Basta pensar al respecto en «los esposos, cuando pelean, también cuando vuelan los platos, y hay viento de tormenta en casa»: en esas situaciones de hecho, «el mejor consejo para darles es: “Sí, sí, sí, tirad todos los platos, pero no terminéis el día sin hacer las paces”. ¿Por qué? Porque la guerra fría al día siguiente es peligrosísima. El consejo de Jesús: poneos de acuerdo al principio, haced la paz al principio: esto es humildad, esto es paciencia, esto es mansedumbre. Se puede construir la paz en el mundo entero con estas pequeñas cosas, porque estas actitudes son las actitudes de Jesús: humilde, manso, perdona todo».

De aquí la oración final de Francisco: «El mundo hoy —ha concluido— necesita paz, nuestra sociedad necesita paz. Empecemos por casa para practicar estas cosas sencillas: mansedumbre, paciencia, humildad. Vamos adelante por este camino del siempre hacer la unidad, consolidar la unidad». Con el deseo de «que el Señor nos ayude en este camino».

 

EVANGELIO DOMINGO XIX TIEMPO ORDINARIO 

 

DOMINGO XVIII TIEMPO ORDINARIO

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

VISITAS

Hay 284 invitados y un miembro en línea

User Login

 

DURANTE LA CUARENTENA

VEAMOS PELÍCULAS RELIGIOSAS

 

 

Actividades de la Parroquia Santa María de Guadalupe

Santiago de la Peña

  

Actividades de la Parroquia

Nuestra Señora de la Asunción

Santa Iglesia Catedral

  

  

HOMILÍAS

  • HOMILIA EN LA VIGILIA PASCUAL

     

    “Ya se que buscan a Jesús, el crucificado, no está aquí, ha resucitado”. Mt 28, 5-6

    Los signos de la luz y del agua

    Tenemos 2 grandes signos en la Vigilia Pascual: El fuego nuevo, la luz del cirio pascual, que en la procesión ha iluminado este templo y se expandió luego con una multitud de luces, al encender las velas de todos, nos habla de Cristo el lucero matutino, que no conoce ocaso, nos habla del Resucitado en el que la luz de la verdad y la vida vencen las tinieblas del mal y de la muerte.

    Leer más...
     
  • DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    En el Evangelio de hoy continuamos con el Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas, que predicó Jesucristo en los primeros meses de su vida pública y en él da la pauta de lo que sería la enseñanza que él venía a dar. El centro de esta predicación del Señor es el amor y la primacía de éste sobre la misma ley. Por eso deja claramente establecido que no ha venido a abolir la ley antigua, sino a perfeccionarla. 

    Leer más...
     
  • USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    El evangelio de hoy es continuación de las bienaventuranzas. No es un mensaje para que un grupo se sienta privilegiado o superior a los demás.  Son palabras dirigidas a todos los cristianos y se trata de una invitación a asumir nuestro compromiso como discípulos de Jesucristo, llamados a ser testigos del Reino de Dios y del mismo Cristo en la vida diaria.

    Leer más...
     
  • PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    La solemnidad de la Presentación del Señor en el Templo (y la Purificación de María) completa y cierra el ciclo de la Navidad. Aunque ya estamos en pleno tiempo ordinario, esta fiesta es como un eco de las fiestas navideñas, una breve mirada atrás, que echa una última mirada a Jesús niño, pero ilumina también, y mucho, el sentido de lo que ya está haciendo y diciendo el maestro de Nazaret.

    Leer más...

RELEVANTES

  • VOZ DEL OBISPO

    Semanalmente el Sr. Obispo, Don Juan Navarro Castellanos, se dirige a los Sacerdotes, religiosas, agentes de pastoral y feligresía en general de todo el territorio de la Diócesis de Tuxpan, que pastorea son solicitud y entrega. 

    Su cápsula semanal y su homilía dominical dan cuenta de la riqueza de su mensaje y su amor paternal a la grey de esta amada diócesis.

     
  • Tres pequeñas cosas para hacer la paz

       
    PAPA FRANCISCO
    MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE
    Tres pequeñas cosas para hacer la paz
    Viernes, 26 de octubre de 2018 Fuente:  L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 31, viernes 2 de agosto de 2019
    Leer más...
     
  • VIRGEN DEL CARMEN


     
    Desde los antiguos ermitaños que se establecieron en el Monte Carmelo, Los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada.  Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita contenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

    Leer más...
     
  • ORACIÓN POR LOS ENFERMOS

     

    Señor Jesucristo, que para redimir a los hombres y sanar a los enfermos quisiste asumir nuestra condición humana, mira con piedad a N., que está enfermo y necesita ser curado en el cuerpo y en el espíritu.

    Leer más...
     
JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com